Evitando el Autosabotaje

Mientras muchas personas parecen estar alcanzando todas sus metas y sueños, tu sientes que tu vida está estancada. El problema no es que estamos cortos de sueños, es que sin darnos cuenta saboteamos los sueños que tenemos.


El blog de hoy lo escribí en colaboración a Dani Marin de verparacrecer.com


Mi amigo Dani Marin dijo "Mientras que todo el mundo a tu alrededor parece estar destinado a crecer como un roble frondoso… parece que a ti te tocó ser un bonsai"


Te ha pasado alguna vez que cuando miras las historias de crecimiento de otras personas, piensas que eso nunca te va a tocar a ti. Si ese eres tú, yo sé que estás cansado de escuchar a otros decirte que necesitas “soñar más'' como si esa fuera la solución que cambiará tu vida.

El Dr. Viktor Frankl, un conocido psiquiatra y sobreviviente del holocausto, decía que lo más nocivo para nuestra salud mental y nuestra motivación de vivir es caer en lo que él llamó el vacío existencial.


Ese vacío donde simplemente consumimos oxígeno y reaccionamos a los estímulos de la vida, pero no tenemos proyectos y ambiciones que perseguir.

No hay nada más triste que un hijo de Dios con vacío existencial.

El problema no es que estamos cortos de sueños, es que sin darnos cuenta saboteamos los sueños que tenemos.

Hoy deseo hablarte de los tres actos de autosabotaje que cometemos en contra de los sueños que Dios ha depositado en nosotros.

Autosabotaje #1: Pensamos que nuestros sueños deben ser grandes en tamaño.

Yo crecí toda mi vida dentro de la iglesia, eso significa que escuche la oración: “Dios tiene un propósito grande para tu vida”, mínimo 100 veces… al año. Lo que nos debe llevar a preguntar “Entonces, ¿existen propósitos pequeños?”. La confusión está en cuál es la medida que estamos usando para determinar si un sueño es grande. ¿A base de qué calificamos un sueño como grande o pequeño?

  • ¿Acaso un sueño no es grande si no es viral? ¿Visto por miles y miles de personas?

  • ¿Acaso un sueño es grande sólo si resulta en hacerte rico y famoso?

  • ¿Acaso un sueño es grande sólo si es noticia y te hace ver como un héroe?

El Autor Bob Goff en su libro "Dream Big" dice:

Dios se complace en darnos sueños anónimos, profundos y llenos de intimidad; cuya audiencia es la persona sentada frente a ti. - Bob Goff

Puedes echarle un vistazo al libro "Dream Big" oprimiendo sobre la imagen.


La definición que Dios tiene de grandeza es muy diferente a la nuestra: Miren, yo les he enseñado los preceptos y las normas que me ordenó el Señor mi Dios, para que ustedes los pongan en práctica en la tierra de la que ahora van a tomar posesión. 6 Obedézcanlos y pónganlos en práctica; así demostrarán su sabiduría e inteligencia ante las naciones. Ellas oirán todos estos preceptos, y dirán: “En verdad, este es un pueblo sabio e inteligente; ¡esta es una gran nación!” 7 ¿Qué otra nación hay tan grande como la nuestra? ¿Qué nación tiene dioses tan cerca de ella como lo está de nosotros el Señor nuestro Dios cada vez que lo invocamos? 8 ¿Y qué nación hay tan grande que tenga normas y preceptos tan justos, como toda esta ley que hoy les expongo?

Deuteronomio 4: 5-8

En este momento, Moisés le está dando un “pep-talk” al pueblo de Israel que llevaba 40 años en el desierto y estaba a punto de conquistar la tierra que Dios les prometió e iban a comenzar a ser vistos como una nación. Pero Dios tenía en mente que estas personas fueran una nación diferente… una nación que reflejara el carácter de Dios. Por eso es que Dios les dio una serie de reglas a la que la Biblia llama La Ley de Moisés.

Lo que Moisés está diciéndole a estas personas y lo que la Palabra nos enseña a través de este momento es que La verdadera grandeza se ve cuando reflejamos el carácter de Dios en todo lo que hacemos” - Dani Marin

Que tu sueño te haga llenar un estadio "sold out" en par de minutos no te hace grande, ni lo hace un gran sueño. De la misma manera que soñar con criar a tus hijos para que expresen los valores del reino de Dios no te hace alguien que sueña pequeño.


Llenar un estadio o sentarse a colorear con tu hijo puede ser grande, siempre y cuando reflejes el carácter de Dios en el proceso.

Autosabotaje #2 : La absurda idea de que un sueño debe ser realista

Nuestros pensamientos limitantes son los que pretenden definir lo que es realista o no es realista para nosotros. Solo porque algo sea difícil o no se haya hecho antes, no significa que no sea realista. Porque en tu casa nadie se atrevió a ir a la universidad no significa que no sea un sueño realista para ti. Solo porque tengas deudas ahora, no significa que llegar a comprar tu casa no sea realista para ti.


Recuerda que Dios hace posible los sueños más irreales.

Pero no todos los sueños van a ser iguales. Mientras hay sueños más accesibles que encienden la llama de nuestra confianza, existen sueños que van a requerir que nos sacrifiquemos y que tomemos riesgos. Si esperamos que todos nuestros sueños fluyan sin complicaciones para determinar si vamos por buen camino, vamos a sabotear la mayoría de los sueños que añaden significado a nuestra vida. Y cada vez que saboteamos nuestros nuestros sueños, saboteamos nuestro futuro.


Autosabotaje #3 : Sueños Ambiguos.

Cuando no somos específicos con nuestros sueños, saboteamos de manera sigilosa nuestro futuro. Sin embargo, los sueños específicos son los que nos dan una meta clara hacia dónde correr. Lo que pasa es que atreverse a ser específicos con nuestros sueños asusta.

En el 1961 John F. Kennedy se paró frente al congreso de los EU y tuvo la osadía de lanzar a la nación un sueño tan específico que daba escalofríos. Él dijo que para el final de la década, deberían enviar a una persona a la luna y traerlo de vuelta sano y salvo.

Yo me imagino que nada más decir en voz alta ese sueño, era aterrador. Un sueño tan específico como llegar a la luna iba a poner todos los ojos del mundo en los EU. Todas las opiniones, expectativas y juicio de las personas serían puestos sobre los hombros de la NASA. Declarar un sueño así de específico emplazó a toda una nación.

Y esa es una de las razones por la que muchos le tenemos miedo a ser específicos con los sueños. Nos hacen responsable de ir tras ellos y nos exponen al ojo crítico de los demás. Por eso muchos prefieren pregonar ideas que suenan nobles, en lugar de ser específicos con sus sueños. Porque cuando nos conformamos con decir noblezas huecas, decimos las cosas que pensamos que los demás quieren escuchar, nos aplauden y nos dejan tranquilos.

Por otro lado, un sueño específico es peligroso; porque los sueños específicos ofenden a quienes no están de acuerdo. Los sueños específicos sacuden la zona de comodidad de muchas personas y retan a los que dijeron que “No se puede”. Pero la razón principal por la que los sueños específicos ofenden a otros, es porque los sueños específicos provocan cambios reales, causan progreso y cambian la historia.


Si quieres dejar de sabotear tu futuro, pídele a Jesús que te llene de sueños específicos:

Para soñar en grande debemos estar dispuestos a soñar con lo que Jesús sueña.


Lo que la biblia llama “Deleitarnos en el Señor”

Salmos 37:4 Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón.


En el lenguaje original de este salmo, la raíz de la palabra deléitate se refiere a algo moldeable. El mejor ejemplo de algo moldeable son los metales preciosos como el oro, la plata y el platino. Estos metales son maleables porque se pueden moldear y transformar en algo nuevo sin perder su esencia.

  • El proceso de deleitarse en Dios comienza cuando fijamos nuestra mirada en Él. Cuando uno se deleita en algo, es porque el objeto de nuestro deleite tiene toda nuestra atención.

  • Cuando fijamos nuestra mirada en Dios, comenzamos a dejarnos amar por Dios, y su amor comienza a darle una nueva forma a nuestro corazón (Ezequiel 36:26)

  • Y un corazón moldeado por el amor de Dios genera sueños que se alinean al corazón de Él. Y en respuesta al amor de Dios, perseguimos esos sueños.

Puedes estar seguro de que un sueño proviene de Dios cuando tiene trascendencia. Un sueño trascendente = un sueño que tiene significado e impacto duradero y que ayuda a otras personas.

Dios quiere que soñemos con las cosas que son importantes para El.

Mateo 25: 34-40: Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; 36 necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron”. 37 Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” 40 El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aún por el más pequeño, lo hicieron por mí”.

Cuando Dios ve necesidad, su respuesta es colocar sueños en el corazón de sus hijos para que sean esperanza. Las trampas del autosabotaje te dicen que tú no tienes nada que ofrecer, porque te hacen enfocar la mirada en tus carencias. Pero Dios dice… “Mírame a mí. Disfruta de mi amor. Disfruta de lo que descubres mientras me conoces. Y voy a abrir tus ojos para que abraces lo que es importante para mí”Deja a un lado el hábito de sabotear sueños, para que Dios pueda confiarte los suyos.

Cuando nos enfocamos en nuestros miedos saboteamos nuestros sueños, saboteamos nuestro futuro. Pero cuando fijamos la mirada en Dios y perseguimos los sueños que Él nos confía, participamos en la esperanza de Dios para el futuro.



Si deseas leer el libro de Bob Goff "Dream Big" puedes obtenerlo presionando sobre la foto aquí: